Durante años hemos visto como los algoritmos de Facebook, Twitter, Instagram iban poco a poco limitando el alcance orgánico de los perfiles de marca en sus plataformas. Esta semana, algo insólito ha sucedido, una gran empresa se ha rebelado y ha decidido abandonar las redes sociales. Se trata de la firma de cosméticos Lush.

La revuelta contra el algoritmo ha comenzado

“De manera creciente, las redes sociales están haciendo más y más duro poder hablar entre nosotros directamente. Estamos cansados de luchar contra los algoritmos, y no queremos pagar por aparecer en tu newsfeed. Así que hemos decidido decir adiós a algunos de nuestros canales sociales y abrir una conversación entre tú y nosotros en su lugar”.

Así anunció la noticia Lush UK en, precisamente, un post en Instagram.

Lush nos cuenta en el mismo post que su idea es enfocarse en sus propiedades digitales (un tema que ya traté en otro post “Espacios alquilados vs Espacios en propiedad en Marketing Digital”). Es decir, que potenciará la comunicación con sus públicos a través de su web.

¿Marcará tendencia?

El alcance orgánico lleva años muriendo y muchas empresas se sienten frustradas después de invertir muchos recursos y mucho tiempo en construir presencias digitales que, hoy en día, no generan apenas interacción. A pesar de que el número de seguidores de Lush UK en redes no está nada mal (570,000 seguidores en Instagram, 405,000 en Facebook y 202,000 en Twitter), la empresa ha decidido cortar por lo sano.

No creo que vayamos a ver un éxodo de empresas abandonando las redes sociales. Sin embargo, el caso de Lush sí podría ser el síntoma de que algo está empezando a cambiar en la industria. La incertidumbre que generan los continuos cambios en los algoritmos y la incapacidad para comprobar el ROI de la inversión publicitaria podrían ir haciendo mella en la confianza de las empresas en las redes sociales.

Da la impresión de que las grandes plataformas de redes sociales están apretando las tuercas de los anunciantes todo lo que pueden, negándoles cualquier tipo de interacción que no sea pagada. Pero la avaricia rompe el saco y esto podría llevar a que algunas optasen por gastar su dinero en otros canales.

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe los últimos contenidos de Munxe Marketing Digital.

Te has suscrito con éxito

Pin It on Pinterest

Share This