(Nota aclaratoria: no tengo ninguna afiliación con Cyfe)

Uno de los elementos más importantes de una buena estrategia de marketing digital es la medición y el análisis de resultados. Tenemos que saber qué funciona, qué no funciona y la tendencia que están siguiendo las cosas: ¿estamos creciendo en redes? Si es así ¿por qué? ¿Se ha estancado el tráfico de nuestra web? ¿Por qué hemos dado un bajón en el número de suscriptores por email? Solo podremos hacernos todas estas preguntas y responderlas correctamente si contamos con un sistema de medición y análisis de resultados fiable.

Sin embargo, no es fácil. Por un lado, los datos están dispersos en distintas plataformas. Los de nuestra web están Google Analytics, los de Facebook en Facebook Insights y así sucesivamente hasta llegar al extremo de los datos de Instagram que, por ahora, ni siquiera tienen una opción para descargar directamente a un Excel (¡lo mínimo exigible a estas alturas!).

Así que para el marketer solo quedan dos opciones, currarse un dashboard utilizando un software de business intelligence como por ejemplo Power BI de Microsoft (muy potente aunque con una curva de aprendizaje pronunciada) o Google Data Studio (más intuitivo pero más limitado) o contratar un servicio al que puedas conectar todas tus propiedades digitales y que te lo dé todo hecho.

Si tienes tiempo y ganas, la primera opción es la mejor. Tú controlarás todo, podrás analizar los datos con mayor profundidad y, sobre todo, no te costará nada (o muy poco, la suscripción al servicio avanzado de Power BI son 10 euros al mes).

Pero si, como la mayor parte de los marketers, tu tiempo es limitado, acabas echando manos de un servicio que te lo haga. Un servicio que te cree un dashboard chulísimo con el que puedas saber cómo van los resultados de un vistazo y que con un solo clic te prepare un informe exhaustivo para tus clientes ¡Magia!

Hasta aquí todo es muy bonito. El problema llega cuando empiezas a investigar proveedores y te das cuenta de que cuestan un riñón con suscripciones que llegan en ocasiones hasta los 1000 euros mensuales y que, además, tienen como política comercial limitar el número de cuentas que puedes conectar. Para un marketer con decenas de clientes, estos servicios pueden suponer un gasto mayor que el de un empleado. Algo exagerado pensé yo. Tiene que haber otras opciones. Y sí, las hay.

Después de varias semanas de investigación descubrí Cyfe, una herramienta de business intelligence que se conecta con prácticamente todas las plataformas que yo conozco -desde Google Analytics hasta Mailchimp pasando por todas las redes sociales imaginables- y que te permite crear cuentas para cada cliente de modo ilimitado. Todo por 30 dólares al mes.

Cuando lo descubrí pensé que era demasiado bueno para ser cierto, pero lo bueno es que tienen una versión freemium para que pruebes (sin meter tarjeta) así que puedes jugar con la herramienta hasta que estás seguro de que vale la pena pagar por ella.

La única pega de Cyfe es que el diseño de su interfaz necesita un lavado de cara, se ve que no lo han tocado en algún tiempo, pero por lo demás funciona como la seda. Tienen conectores para casi todas las métricas que puedas necesitar y, no me canso de repetirlo, el hecho de que no tengas limitaciones de número de cuentas que puedes crear o conectores que puedas usar es una bendición.

Así que, ya sabes, si estás pagando 100, 200 o hasta 1000 euros por tener tus dashboards bien bonitos con un solo clic, prueba Cyfe y luego me dices. Si cambias, tómate una cerveza con lo que ahorres a mi salud.

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe los últimos contenidos de Munxe Marketing Digital.

Te has suscrito con éxito

Pin It on Pinterest

Share This