Las verdades en el SEO suelen durar poco, lo que tardan los ingenieros de Google en ajustar el algoritmo y cargarse de un manotazo a todas las webs que habían encontrado la manera de engañar al sistema. Los trucos en SEO siempre tienen fecha de caducidad.

Bueno, todos los trucos menos uno:

La estrategia SEO más rentable a largo plazo es crear una buena experiencia para tus visitantes.

Dicho así no parece muy revolucionario, pero es la clave. Larry Page, cofundador de Google, describió una vez al motor de búsqueda perfecto como “algo que entiende exactamente lo que quieres decir y te devuelve exactamente lo que deseas”.

Y ¿qué deseas que te devuelva Google cuando buscas algo? Deseas que te devuelva una página que cargue rápido, que tenga una navegación intuitiva, que use tecnología fiable y estable, que esté siempre disponible y no se caiga, que tenga un diseño agradable, en definitiva, deseas que te devuelva calidad.

Es evidente con cada nuevo algoritmo Google está intentando recompensar la calidad y penalizar a aquellos que buscan engañar al buscador usando trucos que les permitan tener un buen ranking sin realmente merecerlo. Y eso significa que a la larga los sitios que ganarán serán aquellos que antepongan la calidad de su experiencia web a las ganancias momentáneas que les genere el último truco del oficio SEO.

El black hat, “pillado” por los algoritmos

Hay un montón de casos en la historia del SEO que marcan esta tendencia de Google hacia la recompensa de la calidad y la penalización de los abusos. Se me ocurren unos cuantos:

  • Keyword stuffing: repetir palabras en el texto de la página o en las meta-tags de una manera excesiva e irrelevante con el objetivo de obtener un buen ranking en búsquedas que contengan esas palabras.
  • Duplicar contenidos: copiar partes sustanciales de los contenidos de otra página web.
    Ejemplo: una página que copia un artículo de alta calidad de otra para generar más tráfico.
  • Blog spamming: publicar comentarios en blogs de manera automática para incrementar el número de enlaces entrantes.

  • Link farms: buscar enlaces desde otros sitios no relacionados con el tuyo y de baja calidad con el objetivo de mejorar rankings.
  • Contenido oculto: una de las técnicas Black Hat más usadas en los primeros tiempos del SEO, existen muchas maneras de practicarla pero el concepto básico es crear contenido que no será visible para el visitante humano (por ejemplo haciéndolo del mismo color que el fondo) y que sí será escaneado por los motores de búsqueda.
    Ejemplo: este simple código CSS colocará todo el texto al que se lo apliques fuera de la vista
    hideme {
    position : absolute;
    left : -1000px;
    }

Todas estas técnicas y los que las han usado lo han acabado pagando, o bien porque Google los ha “pillado” con la introducción de nuevos algoritmos o bien porque no se preocupan en absoluto de la experiencia de usuario.

Una web = proporcionar un servicio

Hay un montón de maneras legítimas de ganar visibilidad en los resultados orgánicos de Google (SERPs) y de otros motores de búsqueda. Hacerlo de este modo lleva tiempo pero tiene unas probabilidades de llevar a un éxito a largo plazo mayores que los remedios rápidos.

Sobre todo hay que recordar que el objetivo final es proporcionar un servicio a los visitantes. Si no perdemos esto de vista, el éxito acabará llegando. [/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe los últimos contenidos de Munxe Marketing Digital.

Te has suscrito con éxito

Pin It on Pinterest

Share This